Mail irakasle.net
Twitter
Facebook

Actividades con un "para qué" explícito

Todas las actividades que el alumnado realiza en un contexto cualquiera tienen un “para qué”. Es decir, tiene una razón de ser que da un sentido y una explicación ante el alumnado mismo de esa actividad y debe ser comprensible por él. No hay que confundirlo con los objetivos que pretende alcanzar el profesorado a través de él. El “para qué” es siempre una razón que el alumnado asume como suya. El trabajo no se sustenta en la exigencia del profesorado, sino que el mismo juego de interacción le exige el desarrollo y la calidad de la actividad. La razón o motivación de esa actividad puede estar en el contexto mismo en el cual se realiza y puede radicar en una salida exterior como pueden ser “la radio”, “la prensa” o “la televisión” las “exposiciones y espectáculos” que genera una autoexigencia, unas ganas de hacerlo bien y un tener en cuenta a quien van dirigidos los mensajes. El “para qué” es un móvil para desarrollar la actividad que parte del interés o motivación del alumnado. Y también es un fin que se pretende alcanzar con la actividad y que se puede definir como la utilidad social de la actividad. En este sentido, conecta la actividad con la vida individual y colectiva del alumnado. No se trabaja tanto para un después, para un futuro, sino para un aquí y ahora a través de las actividades vitales, donde el alumnado puede vivir y ser, y porque vive, aprende. Estos aprendizajes se irán generalizando, permitiendo desarrollar nuevas capacidades. El “para qué” es parte de la estructura organizativa, y como tal genera pensamiento ya que obliga a elegir, a planificar, a crear, a utilizar diferentes recursos, a tomar decisiones, a asumir responsabilidades... Propicia la adquisición de herramientas y recursos para la vida. Se retroalimenta de la crítica constructiva, entendida como factor de avance convirtiéndose así en un foro en el cual se contrastan diferentes opiniones y actitudes lo que genera un crecimiento personal y grupal. El “para qué” conlleva el aprendizaje de unos contenidos y desarrolla una serie de capacidades u objetivos. La clave está en desarrollar los objetivos educativos dando presencia e importancia al móvil y al fin del alumnado. Es decir, al juego.
© Ondarreta | Desarrollado por eFaber